Por una higiene bucal y una bonita sonrisa

Por una higiene bucal y una bonita sonrisa
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el término "salud bucodental" como la ausencia de dolor oral crónico, cáncer de boca o garganta, llagas bucales, defectos congénitos como labio leporino o paladar hendido, enfermedades periodontales, caries dental y pérdida de dientes, y otras enfermedades y trastornos que afecten a la boca y la cavidad bucal. Este tipo de problemas bucodentales suelen ser producidos por factores variados, entre los que destacarían la dieta inadecuada, el tabaquismo y el consumo abusivo de alcohol, y especialmente, una higiene bucodental deficiente. Es posible reducir la incidencia de enfermedades bucodentales combatiendo los factores de riesgo predisponentes. El abandono del tabaquismo, unas prácticas dietéticas adecuadas, y la limpieza correcta y frecuente de dientes, lengua, encías y el resto de la cavidad oral pueden mejorar la salud de nuestra boca, y reducir el impacto de patologías.
La salud bucodental se debe tratar desde las edades más tempranas. Es sabido que una boca y unos dientes sanos mejoran el aspecto de la cara y la salud general de los niños. Y la clave para que tenga una sonrisa sana está en el cuidado de la salud de su boca. Entre los consejos fundamentales destaca mantener una alimentación saludable, sin tomar alimentos y bebidas azucarados fuera de las comidas, tener una buena higiene dental, cepillando los dientes y la lengua después de las comidas, usando pasta dentífrica fluorada. Además, se deben tomar medidas preventivas como los colutorios fluorados y los tratamientos recomendados y vigilar de manera periódica la salud dental.
Las enfermedades bucodentales se inician en la infancia, siendo la caries una de las enfermedades de mayor prevalencia en la niñez. En la edad escolar, los dientes son más vulnerables a la acción de la caries. Los dientes, cuando erupcionan, tienen un esmalte inmaduro que se irá consolidando en los dos o tres años siguientes y en este periodo son más susceptibles a la caries. Los dientes permanentes van erupcionando entre los 6 y los 12-14 años de edad (salvo los cordales o "muelas del juicio" que aparecen a partir de los 17 años), de ahí la importancia en este periodo para establecer hábitos saludables de alimentación e higiene, vigilar estrechamente la salud oral y aplicar medidas preventivas en caso de riesgo de caries como el sellado o la aplicación del flúor en lesiones incipientes para evitar el establecimiento y la progresión de esta enfermedad.
La vigilancia de la salud oral en escolares permite también detectar y corregir problemas de higiene oral en la infancia que pueden provocar la inflamación de encías y evolucionar a fases mas avanzadas de enfermedad periodontal. En síntesis, la promoción de la salud bucodental en la edad escolar contribuye significativamente a disminuir la aparición de caries y enfermedades periodontales, siendo para ello clave la Educación para la Salud (EpS) y la aplicación de medidas preventivas de probada eficacia como el cepillado dental y el flúor. Esta práctica resulta más eficaz si se realiza después de las comidas. Y en los menores de 4 años, cabe destacar la ausencia de dentífrico.
 
Fuente: 
ABN
0
Su voto: Ninguno

Términos del Servicio | Política de Privacidad | Políticas de Contenido | ¿Quiénes somos?

Powered by Planeta Pro - La división social de Tesis OyS®