La Terapia con Bisfosfonatos aumenta el Riesgo de Osteonecrosis Maxilar (ONM)

En 1995, los laboratorios norteamericanos Merck anunciaban un nuevo medicamento, de nombre Fosamax. Fosamax es un alendronato sódico y, como es sabido, el alendronato sódico es un bisfosfonato que inhibe los osteoclastos reduciendo el promedio de reabsorción del hueso, de forma tal que la reabsorción no excede a la formación del hueso. 
 
Pero después de 10 años en el mercado como una solución para la osteoporosis, y una vez que se ha convertido en el segundo medicamento más vendido de Merck, y el primer bisfosfonato más vendido en el mundo, han aparecido varios casos de osteonecrosis del maxilar (ONM), que han hecho que Fosamax sea puesto en tela de juicio. En concreto, Merck se va a enfrentar a varios casos de personas que habiendo sido tratadas con Fosamax, han sufrido de osteonecrosis del maxilar u ONM. 
 
Y parar la medicación no es la respuesta porque Fosamax permanece durante varios años. Algunos dentistas norteamericanos han comenzado a rechazar a pacientes que estén tomando este medicamento debido a que temen que la simple extracción de un diente pudiera ocasionarles un caso de ONM. 
 
Pero no sólo Merck se ve afectada por el cuestionamiento, que ya desde hace varios años viene siguiendo la comunidad científica, al uso de los bifosfonatos y de sus efectos. También Procter & Gamble con Actonel, que ha sido el primer medicamento que ha conseguido en la historia de la empresa llegar más rapido a la cifra de 1000 millones de dólares en ventas. Boniva es otro ejemplo, en este caso, elaborado por Hoffman-LaRoche, y comercilizado con la ayuda de GlaxoSmithKline. Por último, Aredia y Zometa de Novartis utilizado de forma intravenosa en quimioterapía. Estamos haciendo referencia a un mercado que según Business Week Online en su edición de Mayo de este año, se estima en más de 6.000 millones de dolares en ventas al año, a nivel mundial. 
 
Las primeras voces de alarma surgieron hace unos 5 años, cuando dentistas y cirujanos bucales empezaron a relacionar la necrosis del hueso de la mandíbula con los bisfosfonatos. Pero al principio pensaron que sólo en las versiones intravenosas que se administraba a los pacientes que sufrían de cancer, había riesgo. Pero pasados pocos años descubrieron que también había ONM cuando la administración se producía durante un largo período de tiempo. 
 
0
Su voto: Ninguno

Términos del Servicio | Política de Privacidad | Políticas de Contenido | ¿Quiénes somos?

Powered by Planeta Pro - La división social de Tesis OyS®