La radiología dental en los pacientes más jóvenes

Mediante la radiología dental, se pueden detectar gran cantidad de enfermedades de los huesos y de las piezas dentarias: desde la caries dental hasta la existencia de quistes. Asimismo, en un examen radiográfico rutinario pueden verse anormalidades que aún no comenzaron a producir síntomas.

Estas pueden ser anomalías de número, de posición y de forma y tamaño de los dientes. En la odontopediatría, se usan dos tipos de radiografías para diagnóstico: las intraorales y las extraorales.

 

Dentro de las intraorales están:

a) Las periapicales, rayos x individuales que se le toma a uno o a varios dientes y sirven para observar la profundidad de la caries, o la presencia o no de enfermedad periodontal.

b) Las rayos x oclusales se realizan para observar todo el conjunto de dientes y hueso ya sea del maxilar superior o inferior. En ellos podemos observar raíces retenidas de dientes extraídos, dientes supernumerarios no erupcionados o impactados, cuerpos extraños, cálculos salivales en los conductos de la glándula mandibular y son de gran ayuda en el examen de pacientes que no pueden abrir su boca más que unos milímetros.

c) Los rayos x interproximales, también denominados “de mordida” o de aleta, que revelan la presencia o no, de caries en los puntos de contacto de las piezas dentarias. Las extraorales son más especializadas y entre ellas se encuentra la panorámica, que permite diagnosticar más anomalías.

 
0
Su voto: Ninguno

Términos del Servicio | Política de Privacidad | Políticas de Contenido | ¿Quiénes somos?

Powered by Planeta Pro - La división social de Tesis OyS®