La maloclusión se corrige en más del 90% de los casos sin cirugía

La incorrecta alineación de los dientes o maloclusión puede corregirse sin necesidad de cirugía en un año si se actúa durante el proceso de erupción dental, según ha explicado Leonard John Carapezza, de la Universidad de Tufts (USA). En su opinión, resulta fundamental el abordaje de este problema antes de los dientes definitivos. 
 
La incorrecta alineación de los dientes o maloclusión puede corregirse sin necesidad de cirugía en un año si se actúa durante el proceso de erupción dental, según ha explicado Leonard John Carapezza, de la Universidad de Tufts, en Estados Unidos, durante la Reunión de la Sociedad Española de Odontopediatría. En su opinión, resulta fundamental el abordaje de este problema antes de los dientes definitivos. 
 
Más del 90 por ciento de los casos de maloclusión, que supone el primer motivo de consulta ortodoncista, se pueden corregir sin cirugía en un año si se actúa durante el proceso de erupción dental y no cuando las piezas ya son definitivas. Así lo ha señalado Leonard John Carapezza, profesor de la Universidad de Tufts en Boston, en la XV Reunión de la Sociedad Española de Odontopediatría, celebrada en Salamanca. 
 
El especialista ha llamado la atención sobre la necesidad de variar el planteamiento más extendido hasta ahora en torno a la maloclusión, según el cual, esta malformación se aborda cuando los dientes ya son definitivos. En contra de esto, ha señalado que el tratamiento debe ser lo más precoz posible, ya que la incorrección va en aumento durante la dentición y puede derivar en deformaciones faciales, como prognatismos, difíciles de corregir en la edad adulta. Ha apuntado que la maloclusión da origen a otros problemas como caries dental y enfermedades periodontales, ya que dificulta la limpieza, provocando una mayor acumulación de placa bacteriana. 
 
Trastornos 
 
La mordida cruzada significa además una mayor tensión sobre los dientes, la mandíbula y los músculos, contribuyendo a aumentar el riesgo de ruptura de piezas y los síntomas de trastornos de la articulación temporomandibular. Esto puede derivar en dolores faciales o de cabeza. El tratamiento es necesario desde el punto de vista estético. 
 
Actuar sobre los dientes ya desarrollados para corregir este problema "no tiene ningún sentido", ya que según ha explicado el experto la aparición de la maloclusión se puede comenzar a observar en torno a los dos primeros años de vida durante la erupción de las primeras piezas dentales. No obstante, para su detección precoz, Carapezza ha señalado que es necesario que los pediatras presten atención a la mordida del niño durante todo el crecimiento dental para advertir de forma temprana cualquier tipo de prognatismo, que a esa edad, mediante una serie de técnicas ortodoncistas, podrá ser frenado sin necesidad de intervención quirúrgica. Asimismo, actuar en una edad temprana sobre este problema supone la extracción de un número de piezas mucho menor que si se hace en edades más avanzadas. El tratamiento precoz dura entre ocho meses y un año, dependiendo del estadio en el que se aborde la malformación, y resulta exitoso en más del 90 por ciento de los casos. 
 
Incidencia 
 
La maloclusión afecta a siete de cada diez niños. Sus causas tienen un 50 por ciento de componente hereditario y otro 50 adquirido, bien por influencias ambientales o por malas prácticas como succionar el dedo, masticación defectuosa, presión de los dientes con la lengua, traumatismos dentales u obstrucción de las vías respiratorias. 
 
0
Su voto: Ninguno

Términos del Servicio | Política de Privacidad | Políticas de Contenido | ¿Quiénes somos?

Powered by Planeta Pro - La división social de Tesis OyS®