La caries dental, una enfermedad infecto-contagiosa

Se transmite de persona a persona a través de la saliva, principalmente de madres a hijos
 
La caries dental y la enfermedad periodontal, han sido catalogadas por la OMS (Organización Mundial de la Salud), como la tercera calamidad sanitaria del mundo. Se estima que el 90-95% sufre esta enfermedad.
 
El principal culpable de la caries es una bacteria llamada Streptococcus mutans (o S. mutans). Cuando esta bacteria se combina con restos de alimentos forma la llamada placa bacteriana que se acumula sobre la superficie de los dientes.
 
La caries es una enfermedad contagiosa que se transmite de persona a persona a través de la saliva. Generalmente la madre o quien cuida al niño se la transmite durante sus 30 primeros meses de vida, por el simple hecho de compartir alimentos, vasos, servilletas e incluso a través de los besos.
La caries se inicia en la superficie del diente, en la corona o en la raíz con la destrucción del esmalte, y posteriormente progresa hacia el interior de la pieza dental. 
Signos y Síntomas.
 
Es común que en su etapa inicial no cause dolor y se manifieste como una mancha blanquecina sobre la superficie dental, que con el tiempo llega a causar sensibilidad hacia algunos alimentos, especialmente a los dulces y a bebidas frías o calientes.
 
La caries produce dolor cuando el nervio del diente o la pulpa han sido afectados. A veces su avance es lento y puede hacerse notar con la fractura de la pieza o con el aparecimiento de un absceso.
 
La caries no respeta raza, sexo, edad o ubicación geográfica, por lo que todas las personas están en riesgo de padecerla. Estadísticas recientes revelan que el 57% de los niños de 3 años ya están afectados, dicho porcentaje se eleva al 80% en niños de seis años y al 95% en los adultos.
 
Para prevenir esta enfermedad hay que cuidar cuatro aspectos principales:
 
1. Una correcta higiene bucal. Que incluye un cepillado adecuado y el uso diario de hilo dental y enjuague bucal.
2. Aplicaciones periódicas de flúor.
3. Evitar el consumo de azúcares (bebidas gaseosas, postres, comidas pegajosas, etc.).
4. Visitar regularmente al dentista. Es recomendable hacerse un chequeo dental cada 6 meses o por lo menos una vez al año.

 

Fuente: 
salud.com
0
Su voto: Ninguno

Términos del Servicio | Política de Privacidad | Políticas de Contenido | ¿Quiénes somos?

Powered by Planeta Pro - La división social de Tesis OyS®