Aseguran que las gaseosas causan daños en los dientes

La noticia seguramente ya habrá despertado preocupación en las grandes empresas de gaseosas en todo el mundo y, seguramente, ocupará un lugar especial en la discusión familiar a la hora de la cena.
 
No es una novedad pero la información parece contundente: la Asociación Odontológica Británica aconsejó ayer enérgicamente a las compañías de gaseosas que cambien la composición de sus refrescos y reduzcan su acidez para frenar el daño que están produciendo en los dientes de niños pequeños y adolescentes. 
 
La Asociación de Bebidas Gaseosas Británica contraatacó diciendo que "las personas podrían reducir su riesgo de erosión dentaria cambiando la forma de consumir estos refrescos."
 
Todo comenzó con una investigación de la Universidad de Iceland, publicada en la revista British Dental Journal, recomendando cambiar las recetas de estos refrescos y añadirles calcio u otros agentes para que sean menos peligrosos para los dientes.
 
El motivo de esta recomendación es el daño que producirían estas bebidas en el esmalte del diente, dejándolo mucho más vulnerable a las tan temidas caries. 
 
"La erosión de los dientes parece estar en aumento, sobre todo en niños pequeños y adolescentes, y las bebidas gaseosas tienen un papel fundamental en esto —explicó Liz Kay, miembro de la Asociación Odontológica Británica—. Como no podemos convencer a la gente que deje de tomar estos productos, debemos apoyar investigaciones para encontrar fórmulas más seguras."
 
Sin siquiera rozar la posibilidad de modificar las fórmulas de las gaseosas, las principales de las cuales se mantienen en secreto, un portavoz de la Asociación de Bebidas Gaseosas británica afirmó que: "Para minimizar el impacto de estas bebidas, los consumidores deberían ingerirlas durante las comidas. También deberían tomarlas utilizando una pajita y evitando jugar con el líquido en su boca."
 
Consultado por Clarín, Pedro Rojas, presidente de la Cámara Argentina de la Industria de Bebidas sin Alcohol, también relativizó el tema. Con 30 años en la industria, dice que el debate es tan viejo como él. "La clave no es el consumo sino los hábitos de higiene de la población. Por otra parte, las caries tienen más que ver con el tipo de alimentos que con la frecuencia del consumo. Es verdad que los azúcares en la boca se convierten en ácidos, pero esto pasa fundamentalmente con los sólidos —como las tortas y las golosinas— que permanecen mucho más tiempo en la boca y se adhieren a los dientes. Las gaseosas pasan directamente, ni siquiera se degustan como los vinos", argumentó.
 
Para la odontóloga Susana Falbo, profesora adjunta de la Cátedra de Clínica Integrada Niños y Adolescentes de la Universidad de El Salvador y la Asociación Odontológica Argentina, las cosas no son tan simples. "El que vende bebidas siempre va a encontrar argumentos", dijo la especialista. "Es verdad que la higiene es fundamental, es verdad que también habría que limitar la ingesta de tortas y golosinas, pero no por eso es menos cierto que los alimentos azucarados —ya sean líquidos, sólidos o semi sólidos— son tanto más peligrosos cuanto más veces se ingieran durante el día."
 
Para la odontopediatra, la clave está en que todas las gaseosas (carbonatadas) tienen ácidos y sales que, en conjunto, denigran la estructura del diente, lo atacan, lo erosionan, produciendo desgastes en el esmalte y, por tanto, pérdidas en el tejido dentario. 
 
"Por eso es que la higiene es tan importante. El problema es que —explica Falbo— para contrarrestar los efectos de estos ácidos, cada vez que se tome una de estas bebidas deberían cepillarse los dientes."
 
A la hora de resumir, la especialista en odontopediatría pone el acento en la frecuencia del consumo: "Si yo tomo gaseosas todo el día, voy a destruir mis piezas dentarias en poco tiempo", señaló.
 
"Es imprescindible que estas bebidas se ingieran sólo durante las comidas, y nunca por la noche. Y esto vale para todas las bebidas gaseosas, incluyendo las sodas y las light, porque de noche se produce muchísima menos cantidad de saliva y por lo tanto, las sustancias encargadas de neutralizar la acidez erosiva, se encuentran en menor proporción."

 

Fuente: 
Clarín
0
Su voto: Ninguno

Términos del Servicio | Política de Privacidad | Políticas de Contenido | ¿Quiénes somos?

Powered by Planeta Pro - La división social de Tesis OyS®