Análisis comparativo de 35 modelos de cepillos dentales

Existen cepillos de dientes para todos los gustos, con grados de dureza, formatos y tamaños. Este instrumento es el arma más importante para cuidar nuestros dientes. A la hora de elegir uno debe tener en cuenta que, en general, no es recomendable usar un cepillo demasiado grande, y para los niños se debe optar entre uno muy pequeño o pequeño.
 
Los cepillos pueden tener cabezas con formas muy variadas: triangulares, rectangulares o anatómicas (más anchas en el centro). En lo que respecta al perfil del cepillo (cómo están cortadas las fibras), hay múltiples posibilidades, aunque no está demostrado que den mejores resultados que el modelo recto. Lo único que deberá tener en cuenta es que las puntas de las cerdas estén redondeadas, para que no lesionen el esmalte o las encías.
 
Este análisis se ha centrado en la dureza, vida útil y redondeado de la punta de las fibras. Un buen cepillo se compone de 3 ó 4 filas de 10 ó 12 haces de fibras, con de 1.500 a 2.500 cerdas. La diferencia entre los más duros y los más suaves es el número de fibras y su grosor. Así, los más duros tienen menos fibras y más gruesas y los más suaves, más fibras y menos gruesas. En el mercado hay tres grados de dureza: suave, media y dura. Las pruebas técnicas se han realizado con los cepillos mojados y secos. Téngalo en cuenta a la hora de usarlo, ya que si le gusta que el cepillo sea más duro, no lo moje. Para calificar los modelos en este apartado se ha tenido en cuenta el grado de dureza anunciado por los fabricantes frente al obtenido en el laboratorio, resultando que no coinciden necesariamente, de ahí la valoración mediocre para aquellos cepillos que han resultado más suaves de lo que se indica en su etiquetado. Si no señalan nada, también se han calificado de la misma forma.
 
En la prueba técnica para saber la duración de un cepillo, se ha simulado un uso durante tres meses, aunque siempre se debe desechar cuando las fibras se abran hacia fuera. Una mala calificación en el análisis significa que, tras tres meses de uso, la cabeza llega a duplicar su tamaño, lo que constituye una importante deformación.
En general, los cepillos que menos duran son los tres PHB analizados y Foramen Junior Suave 154 ; siendo, como cabía esperar, los duros los más resistentes. Aunque hay cepillos suaves que aguantan bien, como Oral B Plus 40 y 60, Elgydium Soft, Reach Plus Suave, Colgate Plus Medium, Eroski Medio y Microflúor Plus Medio, entre otros. El redondeamiento es aceptable en unos modelos y en otros es bueno o muy bueno, por lo que ninguno ha obtenido una mala calificación. También hay cepillos que se venden sólo en farmacias, aunque no significa que sean mejores, pero sí suelen ser más caros.
 
0
Su voto: Ninguno

Términos del Servicio | Política de Privacidad | Políticas de Contenido | ¿Quiénes somos?

Powered by Planeta Pro - La división social de Tesis OyS®