¿A mayor cerebro menores maxilares?

 Una mutación genética que data de hace 2,4 millones de años podría ser la razón por la que los seres humanos tienen el cerebro grande y los maxilares débiles, reportó un equipo científico. Los investigadores descubrieron que una mutación en un gen, codificado como MYH16, sucedió más o menos en la misma época en que sus cráneos empezaron a cambiar de forma y a diferenciarse de los primates, lo cual permitió el crecimiento del cerebro. Los seres humanos desarrollaron a cambio mandíbulas más pequeñas y menos poderosas.

 

“Esta coincidencia en tiempo (...) puede indicar que la reducción de la fuerza y de los músculos en los maxilares disminuyó la tensión sobre el cráneo que, a su vez, eliminó el constreñimiento evolucionario al desarrollo del cerebro”, dijo Nancy Minugh-Purvis, miembro del equipo científico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, quien fue el que hizo el descubrimiento.

 

Todos los seres humanos portan la mutación MYH16, pero otros primates, incluidos los chimpancés y los macacos también tienen dicho gen. A través de millones de años, desde que ocurrió la mutación genética, los cráneos humanos han aumentado tres veces su tamaño original, mientras que los maxilares se han reducido. Pete Currie, del Instituto de Investigación Cardíaca Victor Chang en Sydney, Australia, cree que el estudio, publicado en la revista científica Nature, podría constituir la primera diferencia genética funcional entre los seres humanos y los primates.

 

“Notablemente, el momento de la aparición de esta alteración genética, o mutación, coincide aproximadamente con la aparición de las características ‘humanoides’ en los fósiles de homínidos”, escribió Currie en la revista. Minugh-Purvis, junto con Hansell Stedman y otros expertos de la universidad, armaron el complicado rompecabezas después de descubrir que el gen aparecía intacto en primates, pero había mutado en seres humanos. A menudo se vinculan las alteraciones genéticas con algún tipo de enfermedad hereditaria, pero los científicos están confundidos acerca del tipo de trastorno que podría ser común a todos los seres humanos en el mundo.

 
0
Su voto: Ninguno

Términos del Servicio | Política de Privacidad | Políticas de Contenido | ¿Quiénes somos?

Powered by Planeta Pro - La división social de Tesis OyS®